La nube y la virtualización: ¿cuál es la diferencia?

La virtualización y la nube son términos que se han convertido en algo común en la actualidad, lo que demuestra que la tecnología está evolucionando a un ritmo frenético. Estos dos conceptos se confunden a menudo, pero cada uno tiene su propia particularidad. Por un lado, la virtualización implica la implementación de uno o más entornos virtuales en la misma máquina física. Por otro lado, la nube es la prestación de diversos servicios que suelen utilizar esta tecnología de virtualización, como, por ejemplo, ubicaciones de almacenamiento, servidores o aplicaciones. Una mirada a las principales características de la nube y la virtualización.

Muchos servidores que consumen mucha energía y están infrautilizadas

En los centros de datos, las infraestructuras TI permanecen en funcionamiento las 24 horas del día, los 365 días del año. Son responsables del procesamiento, almacenamiento y distribución de datos a los usuarios.

Hoy en día, es gracias a la tecnología de virtualización de servidores que los servidores tienen la seguridad de operar más del 80% de su capacidad. En el pasado, antes de que la virtualización se generalizara, los actores del centro de datos aplicaban el principio -que, sin embargo, podía mejorarse- de que cada servidor albergaba sólo una aplicación. Con el tiempo, la tecnología ha evolucionado enormemente, los usuarios se han multiplicado y el número de aplicaciones ha aumentado rápidamente. Como resultado, el número de servidores instalados en los sitios también ha aumentado exponencialmente. Sin embargo, la mayoría de ellos estaban infrautilizados, utilizando sólo entre el 15 y el 30% de los recursos del servidor.

Virtualización o desmaterialización de equipos físicos

Para una mayor eficiencia de estas infraestructuras TI, se aplica la virtualización. Esta tecnología le permite crear varios entornos distintos y/o ejecutar varias aplicaciones de forma independiente en el mismo servidor. Un software específico llamado hipervisor gestionará todos los entornos virtuales configurados en cada máquina. Dependiendo de las necesidades, este software también distribuirá los recursos de la máquina física – memoria o procesador, por ejemplo – a cada entorno virtual.

Como resultado, las ventajas de la virtualización son muchos, aunque sólo sea en términos de gestión de costes. En el caso de la virtualización de servidores, por ejemplo, dado que un solo recurso físico puede complementar varios la ventaja económica se vuelve significativa. A diferencia de años anteriores, añadir servidores adicionales sólo es necesario si los ya presentes han alcanzado su límite. De este modo, se garantiza una reducción de los costes de inversión, mantenimiento y funcionamiento de los nuevos servidores.

Hoy en día, los centros de datos aprovechan la virtualización para optimizar la gestión de la infraestructura TI. Esta tecnología está disponible en varios formatos. Además de los servidores virtuales, la virtualización también tiene que ver con el almacenamiento o la creación de redes, por ejemplo. Incluso si aún es reciente, la virtualización de la red hará que las conexiones de red bajo demanda estén disponibles, independientemente del hardware.

Cloud computing

Cada vez más utilizado en las últimas décadas, el cloud computing es un conjunto de métodos que permiten al usuario explotar los recursos de las infraestructuras TI remotas a través de una red y, en general, a través de Internet. Una representación concreta del cloud computing es la provisión de recursos de almacenamiento, red o computación a los usuarios, así como la provisión de acceso a servicios, software y plataformas.

En este contexto, el término nube se refiere a un conjunto de recursos que a menudo son virtuales, accesibles bajo demanda y organizados por software de gestión y automatización. Uno de los objetivos del cloud computing es proporcionar servicios online a petición del usuario, durante un periodo de tiempo determinado y sin necesidad de instalar hardware o software. Estos servicios de computación en nube están disponibles en todo el mundo y a menudo se facturan mensualmente por cada usuario.

Varias categorías de servicios de cloud computing

El cloud computing ofrece múltiples posibilidades. Los proveedores ofrecen ahora varias ofertas comerciales, incluyendo IaaS, PaaS y SaaS, que son las más extendidas.

Infrastructure as a Service, o IaaaS, proporciona acceso a Internet a los recursos de TI en un entorno virtualizado. Gracias a este servicio, el usuario dispone de un equipo informático virtual que puede incluir espacio de servidor, ancho de banda, direcciones IP o conexiones de red. En una oferta IaaS, el proveedor es responsable de los recursos físicos que generalmente provienen de un conjunto de servidores y redes distribuidos en varios centros de datos.

PaaS o Plataforma como Servicio es una oferta que proporciona una plataforma y un entorno informático para que el usuario pueda instalar sus servicios y aplicaciones. Los desarrolladores web generalmente utilizan este servicio que es similar a los ofrecidos por los alojadores web.

Hoy en día, cada vez más usuarios utilizan también Software as a Service o SaaS. Esta categoría de servicios de cloud computing ofrece a los usuarios la posibilidad de acceder a aplicaciones de software a través de Internet. El software se instala en la nube y proporciona una variedad de funciones a los usuarios. Twitter, Google y Facebook se encuentran entre los servicios SaaS más conocidos.

Los beneficios del cloud computing

Hoy en día, los diversos servicios de cloud computing se están extendiendo rápidamente, a medida que los usuarios, tanto privados como profesionales, se sienten atraídos por su comodidad. Las ventajas del cloud computing son muchas, incluyendo:

  • El intercambio de datos se simplifica, lo que fomenta el trabajo colaborativo, incluso desde sitios remotos;
  • El despliegue y la disponibilidad inmediata de entornos y aplicaciones de trabajo, sin necesidad de actualizaciones ni mantenimiento, ya que el proveedor realiza estas tareas esenciales para la infraestructura y el software de TI;
  • Acceso libre y gratuito desde cualquier parte del mundo.