Cómo definir su estrategia multicloud, por Jérôme Totel, VP de producto de DATA4

Según IDC [1], para el año 2021, se espera que los ingresos generados por la industria de la nube híbrida alcancen los 68.800 millones de dólares, un crecimiento anual medio del 20%. Sin embargo, las empresas siguen siendo reacias a cambiar a nubes híbridas, la mayoría simplemente porque no son conscientes de lo que realmente pueden hacer por ellas. Echemos un vistazo al valor añadido de las nubes híbridas y a las preguntas que hay que hacerse a la hora de elegir la estrategia de nube más adecuada para sus necesidades.

¿Qué es la nube híbrida?

En primer lugar, es importante explicar qué es la nube híbrida. La definición más utilizada es la siguiente: es la combinación de servicios alojados en una nube privada (alojados en centros de datos privados o compartidos) y en una nube pública. Cada una de estas soluciones de alojamiento ofrece ventajas específicas, ya sea en términos de seguridad, flexibilidad o accesibilidad. Pero una nube híbrida también es un centro de datos, que constituye la piedra angular del dispositivo. La elección de su solución de hosting determina la conectividad, seguridad y ubicación física de sus datos. Estos son los temas que hay que tener en cuenta a la hora de construir con éxito una estrategia de nube híbrida:

¿Cuáles son mis necesidades?

Antes de comenzar, la empresa debe definir claramente sus necesidades y objetivos. De hecho, la nube privada y la nube pública ofrecen ventajas específicas. La nube híbrida combina lo mejor de ambos mundos, pero sobre todo debe responder a las expectativas de la empresa: seguridad, cumplimiento normativo y localización de datos, facilidad de acceso (si es necesario), compra de servicios en modo «as a Service» (por ejemplo, compra de Storage as a Service para externalizar la gestión de los equipos de almacenamiento), externalización de la gestión de la infraestructura física, posibilidad de ampliar los recursos de las máquinas virtuales, etc.

¿Por qué migrar a la nube híbrida?

La nube híbrida, al combinar las ventajas de las nubes públicas y privadas, proporciona acceso a una flexibilidad óptima y garantiza un nivel de seguridad adecuado. Además, la nube híbrida también ofrece un mejor control de costes, permitiendo a los clientes pagar sólo por los recursos y servicios que necesitan y utilizan. Por supuesto, esto implica que el cliente también debe asumir su responsabilidad, ya que tendrá que pagar por cada reserva del servidor, aunque no se utilice, por ejemplo.

Una empresa tiene la capacidad de utilizar sólo ciertos servicios y desplegar sólo ciertas cargas de trabajo, seleccionadas en la nube. Asimismo, la empresa también puede implementar otras cargas de trabajo, como servidores web, bases de datos y entornos de prueba, en una nube pública. Esto puede ser particularmente interesante si la vida útil de estas cargas de trabajo es bastante limitada, porque pueden borrarse fácilmente.

¿Cuáles son las limitaciones de la nube híbrida?

Antes de embarcarse en una estrategia multicloud, también debe ser consciente de las limitaciones de este modelo y asegurarse de que es relevante para su empresa, pero también de que dispone de las capacidades y habilidades suficientes para adoptarlo y mantenerlo.

La implementación de nubes híbridas puede ser compleja. Es por ello que la mayoría de las empresas subcontratan esta tarea a socios especializados. La conexión entre la nube pública y la nube privada es esencial: se necesita una política clara sobre la red.

Además, las nubes híbridas deben ser monitoreadas constantemente y por lo tanto requieren inversiones adicionales, particularmente en seguridad y conectividad.

¿Cómo definir su estrategia multi-Cloud?

Mapeo de su sistema de información

Es necesario estudiar cuidadosamente sus aplicaciones y otras bases de datos, y luego preguntarse qué tiempos de transmisión son necesarios y aceptables para que las aplicaciones funcionen correctamente, pero también definir los niveles de servicio que desea entregar a los clientes finales para cada aplicación, ya sea interna o externa. Este paso también consiste en distribuir las aplicaciones entre los sectores público y privado, teniendo en cuenta los aspectos de seguridad y otras normativas vigentes (RGPD, PSD2).

Defina su estrategia de cloud pública

El cliente enviará algunas de sus aplicaciones/datos a una nube pública porque cumplirá ciertos requisitos (tiempo de latencia, plataformas compartidas, compartición de recursos, etc.), y cualquier cosa que no desee encontrar en una nube pública será enviada a una nube privada, siempre con el objetivo de satisfacer necesidades específicas (rendimiento, fiabilidad, seguridad, etc.).

Elija la solución de interconexión entre los dos mundos

Se necesitan soluciones fiables para garantizar que la aplicación funciona correctamente. Por ejemplo, algunas soluciones permiten conectar una plataforma de nube pública (Amazon, Microsoft…) a la plataforma de nube privada a través de un enlace privado sin pasar por Internet y con un periodo corto de latencia.

A la hora de definir su estrategia de red, el cliente debe elegir la velocidad del puerto físico para conectarse a la nube pública, la plataforma CSP (Cloud Service Provider) de su elección y su ubicación geográfica, así como la velocidad asignada a cada CSP y una solución redundante para garantizar la continuidad del servicio en caso de fallo del enlace principal.

No devaluar las ofertas públicas de cloud computing

La nube pública tiene una imagen bastante negativa, en la medida en que las empresas, al igual que el público en general, la perciben como el patito feo en términos de protección de datos y fiabilidad de la plataforma, principalmente. Seamos claros: el centro de datos proporcionado es el mismo y las características y garantías también son las mismas. Por otro lado, las plataformas son compartidas. La nube pública no se deja de lado ni se subestima, sino que se beneficia del mismo tratamiento que la nube privada en cuanto a infraestructuras de centros de datos.

El proveedor de la nube impone su propia seguridad física

El CSP gestiona la infraestructura de la A a la Z para que el cliente pueda dedicar su tiempo y sus aplicaciones de negocio al crecimiento de su negocio. De este modo, los equipos TI pueden volver a centrarse en otras actividades de valor añadido para garantizar la salud de la empresa, sin preocuparse por la gestión operativa del servicio cloud seleccionado.

La nube híbrida tiene muchas ventajas, pero la compañía sólo puede beneficiarse de ellas si se esfuerza por implementar esta nueva infraestructura correctamente y si trabaja con los socios y soluciones adecuados.

El aumento de actores en Francia ha propiciado un caldo de cultivo para la innovación, por ello las empresas deben aprender a clasificar y, por lo tanto, recurrir a los proveedores de servicios pertinentes para satisfacer sus necesidades específicas.

1] https://www.blog-idcfrance.com/croissance-rapide-du-cloud-hybride/